viernes, 2 de octubre de 2015

Welcome back!

Hace siglos que no escribo, ¡y me siento fatal por ello! Pero ya que el otro día, el 25 de septiembre, se cumplieron diez años del primer mundial de Alonso... me parece una buena fecha para retomar este blog.

¿Y de qué quiero hablar? Pues de mis preocupaciones. El otro día estuve reflexionando con mi pareja sobre el futuro de Alonso. Mclaren-Honda a principio de temporada nos vendió una fantasía. Vamos a llegar al podio... es cuestión de un par de carreras. Creo que las palabras de frustración de Fernando en este último GP de Japón plasman esta decepción a la perfección.

Fernando Alonso es bicampeón del mundo y, en mi opinión, debería ser pentacampeón. En 2012 perdió el mundial por dos accidentes que no fueron su culpa (Grosjean y Raikkonen... ¡no os lo voy a perdonar!). Alonso hizo una temporada intachable. En 2010, perdió el mundial en la última carrera por una mala estrategia del equipo. Y en 2007... Mclaren le robó el mundial, dejémoslo ahí. Realmente me alegro de que aquel año fuera Kimi el que ganara, Mclaren no se lo merecía.

Centrándonos en 2007, esa temporada estuvo manchada por los despachos. Aún recuerdo aquel día en 2006 cuando Alonso celebró el mundial en Oviedo y pidió que nunca dejasemos de ser la marea azul, independientemente del equipo para el que él corriera. Mi resumen de mis sentimientos de esa temporada sería: el plateado y el naranja juntos me crean urticaria.

Suelto toda esta parrafada porque siento que Mclaren tiene algo en contra de Alonso. No me refiero a algo explícito. Aquel 2007 comenzó su mala suerte y, ahora, en ese mismo equipo Alonso está desperdiciando sus mejores y últimos años de carrera en la F1. Cuando leí la noticia de que Ron Dennis habia dicho que "hablaría con Alonso en privado" y diciendo que sus palabras habían sido "desafortunadas" me temblaron las piernas. ¿Alguien recrimina algo de lo que dice Raikkonen por radio? Alonso ya es bastante recatado en las entrevistas que concede. Dentro del monoplaza las emociones son distintas, no puedes controlar cada movimiento y cada palabra que dice un piloto. Me niego a volver a 2007.

Por otro lado, está Honda. Ahora se quejan de que todas las culpas recaigan sobre ellos, "que no se lo esperaban de Mclaren". ¿Pero qué espera un hombre que hace un par de carreras dijo que el motor Honda estaba a la altura del Ferrari? Sólo hay que ver los adelantamientos de la última carrera. Entiendo que las culpas sean compartidas pero si un coche consigue unos resultados infinitamente mejores en carreras en las que el motor no es tan importante... El problema cae de cajón hasta para mí que no tengo ni idea de mecánica o aerodinámica.

Antes de terminar, lanzo una petición al aire. No voy a pedir que Alonso gane más mundiales, pero sí que tenga la oportunidad de volver a luchar por ellos antes de retirarse. Se lo merece.

¿Qué opináis?

Sé que esta entrada es Alonsista pero es que yo lo soy al 100% :).

¡Nos vemos pronto!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada